EL PAÍS, domingo 27 de abril de 2008

 

Ingresa en prisión una mujer que mató a otra para cobrar un seguro

 

La víctima, asesinada por su jefa, fue hallada en un 'loft' de Barcelona

 

EL PAÍS, Barcelona

Ni móvil sexual ni suicidio. Todo apunta que el objetivo fue cobrar una póliza de 125.000 euros. El juez ordenó en marzo el ingreso en prisión de una mujer acusada de haber asesinado a una empleada suya para poder cobrar el seguro en caso de muerte de la empleada, según informó ayer Radio Barcelona, de la cadena SER. La víctima, de la que sólo se sabe que se llamaba Ana y que tenía unos 30 años, apareció sin vida el 21 de febrero en un loft de los que se alquilan por días a turistas, en la calla Camprodón del barrio de Gràcia, en Barcelona.

La chica apareció desnuda, tumbada en el sofá y con una bolsa de plástico en la cabeza, atada con un esparadrapo. No se supo nada más de esta historia hasta que ayer trascendió la detención. Los Mossos d'Esquadra confirmaron únicamente el ingreso en prisión de la sospechosa, pero no quisieron aportar más detalles al ampararse en el secreto de sumario. Según el relato de la SER, la joven, que fue descubierta por la señora de la limpieza, tenía sobre sus piernas restos de semen.

Los investigadores se inclinaron inicialmente por el móvil sexual descartando el suicidio y el robo porque la vivienda no fue forzada en ningún momento. Pero las pesquisas dieron un vuelco cuando los investigadores localizaron cerca del loft una peluca fabricada con cabello de la joven muerta. El hallazgo precipitó los acontecimientos al comprobar los policías que la jefa se disfrazó, peluca incluida, para suplantar la identidad de su empleada y cobrar posteriormente la póliza de la que era beneficiaria la empresa.

Para disimular el móvil, la mujer contrató supuestamente los servicios de unos hombres que se dedican a la prostitución y les pagó 70 euros a cambio de su esperma, que derramó sobre la víctima. La sospechosa fue detenida semanas después de la aparición del cadáver.