La infidelidad de su esposa pone en apuros al ministro principal del Ulster

Iris Robinson, de 60 años, mantuvo durante varios meses de 2008 un 'affaire' con un joven de 19 años, a quien presuntamente benefició económicamente

WALTER OPPENHEIMER  -  Londres

 

ELPAIS.com  -  Gente - 08-01-2010

El ministro principal de Irlanda del Norte, Peter Robinson, líder del Partido Unionista Democrático, se ha visto hoy políticamente acosado por las ramificaciones económicas del affaire que durante meses en 2008 mantuvo su mujer y también diputada de la Asamblea de Irlanda del Norte, Iris, con un joven que entonces tenía 19 años.

Iris Robinson, de 60 años, consiguió de dos amigos constructores sendos préstamos de 27.000 euros para que su amante pudiera montar un café en una zona recreativa de Belfast e influyó para que el Ayuntamiento, del que entonces ella era concejal, le concediera a él la licencia de explotación. También se quedó para ella un 10% del préstamo, pero no declaró ninguno de esos intereses ni a la Asamblea ni al Consistorio. Peter Robinson, que el miércoles cosechó una oleada de simpatía tras hacer público que su esposa le había sido infiel y que ella intentó suicidarse cuando él se enteró, en marzo pasado, ha visto hoy transformada esa simpatía en suspicacia. Al margen del efecto político de la infidelidad de una mujer que siempre ha ido con la Biblia en la mano en su carrera política y que ha acabado acostándose con el hijo de uno de sus mejores amigos, que había fallecido pocos meses antes, el caso tiene trascendencia porque el propio Robinson no hizo nada para que el Parlamento tuviera conocimiento del conflicto de intereses de su mujer, aunque sí la presionó para que devolviera el dinero. Las suspicacias se han visto incrementadas por el hecho de que los Robinson no han hecho público el caso de manera espontánea, sino porque sabían que la BBC estaba investigando los intereses económicos de Iris y se disponía a desvelarlos el jueves. El líder del nacionalista y católico SDLP, Mark Durham, ha pedido hoy la inmediata dimisión de Iris de todos sus cargos públicos y afirmó que Peter Robinson debería plantearse también su posición si no acepta que se ponga en marcha una investigación adecuada.